Desgraciadamente los errores médicos y la mala praxis son habituales. Todas aquellas personas que padecen este tipo de errores tienen por ley derecho a reclamar una compensación.

Si los hechos se han producido en un centro privado habrá que reclamar por la vía civil. Por el contrario si se producen en el ámbito de la sanidad pública habrá que reclamar a la Administración competente a través de una reclamación de responsabilidad patrimonial. Será indemnizable cualquier daño o perjuicio que el paciente no tenga el deber de soportar.

En estos casos es extremadamente importante el plazo para reclamar que no puede exceder de 12 meses.

En determinados casos en los que la negligencia médica es extrema y se puede recurrir a la vía penal tanto en centros públicos como privados. En estos casos al margen de la indemnización de los daños se exige una condena para el/los facultativos que intervinieron en el mismo.

Como siempre se recomienda que se acuda a un letrado que lleve la dirección jurídica del asunto. Por otro lado también aconsejamos que se recopile desde en el inicio toda la documentación, informes, testigos, fotografías, vídeos y cuantas pruebas se pueda recopilar sobre los hechos y daños acontecidos, que luego serán fundamentales a la hora de acreditar si se dan las circunstancias exigibles para la indemnización correspondiente.

error: Content is protected !!