¿Debe responder tu banco por el dinero que te han quitado de la cuenta?

Con esta denominación se ha venido a nombrar las, cada vez más habituales, “ciber-estafas”. Todos hoy en día hemos escuchado hablar o hemos sido afectados por este tipo de prácticas. Desde Pérez Peña Abogados te damos unas nociones básicas.

Las formas utilizadas para hacer disposiciones de dinero de tus cuentas van desde la obtención de claves de acceso, con email, WhatsApp o mensajes falsos, hasta engaños telefónicos, creación de páginas web falsas, etc…

Son millones las personas que reciben al día correos electrónicos de cuentas que suplantan las identidades de entidades bancarias, servicios de paquetería, correos, seguridad social, Hacienda, etc… con enlaces de dudosa fiabilidad o llamadas de personas que dicen ser trabajadores de las mencionadas entidades y de una manera u otra intentan obtener tus contraseñas y claves.

El pasado 27 de Julio el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Avilés, dictó la sentencia 162/2023 en la que se condena al Banco Santander a reembolsar a la parte demandante la cantidad de 29.551 euros, más los intereses legales por no actuar con la diligencia debida en un caso de Phishing de uno de sus clientes.

En este caso, debido a la falta de medidas de seguridad del banco, se permitió que se hicieran 5 transferencias en menos de 45 minutos por el valor mencionado anteriormente sin hacer las comprobaciones pertinentes sobre la veracidad de las mismas.

Como bien argumenta la sentencia, el número de transferencias en tan corto periodo de tiempo ya es de por sí alarmante, siendo además las domiciliaciones hechas a nombre de personas sin identificar. Queda claro que, con el aumento de las compras por internet, operaciones on-line, etc…, son los bancos los que tienen que extremar las precauciones para que sus clientes no resulten engañados. En este caso quedó probado el fallo en los sistemas de seguridad de la entidad bancaria y finalmente ha tenido que reembolsar al cliente la cantidad estafada con sus intereses.

El habitual que los bancos culpen a los clientes de no haber extremado las precauciones, o de una conducta negligente, cuando en realidad son ellos, como profesionales en la materia que son, los responsables de asegurarse que las disposiciones se hacen por sus titulares y sin que éstos sufran engaño. Los sistemas de seguridad de los bancos deben estar suficientemente preparados para detectar y evitar este tipo de prácticas.

Desde este despacho os animamos a no conformaros con la asunción de la negligencia como propia y a reclamar estas ciber estafas en las que en muchos casos es el banco quien debe responder.

Si has pasado por alguna situación similar no dudes en informarte

error: Content is protected !!